Bendición del Belén Monumental

En la noche del pasado sábado 30 de noviembre tuvo lugar en la Iglesia de la Santísima Trinidad, la bendición e inauguración del Belén Monumental que se ha instalado en el presbiterio de nuestra sede canónica.
En un emotivo acto, presentado por N.H.D. Daniel López Rodríguez, intervinieron dos de las formaciones corales de nuestra Hermandad, es decir, el Coro Infantil y el Coro de la Hermandad. Ambos bajo la dirección de Mari Paz Fernández Vidal, interpretaron varios villancicos, resultando especialmente brillantes y emotivos los cantados por los niños, que tras varios meses de ensayos, pudieron presentar sus nuevos villancicos de cara a la próxima Navidad.

El Belén de este año es extraordinario, con motivo de la Coronación Canónica de la Imagen de Nuestra Señora de los Dolores. Se trata de un Belén Monumental, que se ha instalado en el presbiterio de la Iglesia de la Santísima Trinidad. Lo preside la Imagen de nuestra Titular lentífica, Santa María Reina de Todos los Santos, que se muestra en posición sedente, magníficamente vestida por Antonio Bejarano. Las demás imágenes que componen la escena -San José y tres hebreas-, han sido cedidas gentilmente por nuestra querida Hermandad hermana de la Burrita.

El Belén ha sido elaborado por el equipo de mayordomía y en su confección han colaborado muchos hermanos.
Junto al portal que cobija a la Sagrada Familia, podemos contemplar a una mujer arrodillada haciendo una ofrenda al Niño Dios. Una oveja a los pies de la Virgen se cubre con su manto, simbolizando al Cordero de Dios, Redentor del Mundo, que tuvo durante su vida terrena la protección de su Madre, al igual que nosotros nos cobijamos también bajo su manto protector.
Junto a la fuente de la que emana agua natural, encontramos a una mujer que se dispone a recoger agua con sus cántaros y otra que se dirige al portal con una cesta de frutas, para el Divino Redentor.
Numerosos animales se pueden  contemplar en el Belén, amén de la oveja antes mencionada, podemos ver perdices, conejos, una salamanquesa que simboliza la vida eterna, y dos jaulas con jilgueros que con sus cantos le dan vida a la escena.
Damos las gracias a todas las personas que han colaborado en la confección del Belén, así como a todas las que nos han cedido sus enseres, especialmente a la Comunidad de Padres Capuchinos.
Se trata de un Belén que nada tiene que ver con el que tradicionalmente se ha instalado en la Trinidad, y que por muchos motivos va a resultar impactante, bello, y por supuesto, histórico.
2019-12-03T19:17:06+00:00